martes, 1 de abril de 2008

CÉSAR ORTIZ-ECHAGÜE Y RAFAEL ECHAIDE. FILIAL DE LA S.E.A.T.

La desaparecida filial de la S.E.A.T. estaba situada en la plaza Ildefons Cerdà de la ciudad de Barcelona. El programa consistía en un taller para reparación de automóviles, una estación de servicio, una zona de almacenamiento de vehículos, un almacén de recambios con zona de venta al público, unas oficinas de venta de automóviles con su exposición y una zona de oficinas generales. Ocupaba un solar de manzana completa rodeado de cuatro calles, de reducidas dimensiones,aproximadamente 8000 m², irregular y con una elevada edificabilidad. El taller necesitaba de unas grandes luces de estructura para permitir una gran flexibilidad de distribución y un fácil movimiento de los vehículos en su interior. Asimismo era necesario disponer de unos unos niveles altos y constantes de iluminación. Todo ello llevó a disponerlo en planta baja sin ninguna construcción por encima de éste.
El almacén en cambio no necesitaba ser tan diáfano ni unas condiciones especiales de iluminación, sin embargo se utilizó la fachada como elemento propagandístico. Se optó en este caso por una construcción de varias plantas, con gran profundidad, sin patios interiores y fachadas completamente acristaladas. El acceso a las diferentes plantas se realizaba mediante una rampa de tramos paralelos. Aunque la superficie acristalada a poniente es considerable, no sufría ningún problema térmico. Ello es debido a que la superficie acristalada en relación a la superficie por planta era similar a la obtenida en soluciones convencionales de huecos. Hay que añadir para los escépticos, la ventilación cruzada que sin particiones interiores permitía una libre circulación de aire.
Para resolver el programa de las oficinas, debido a las reducidas dimensiones del solar se llegó necesariamente a una solución en torre, de 30 por 15 metros en planta y 15 pisos de altura. El programa era muy variado por lo que se resolvieron las particiones interiores mediante separaciones móviles confecionadas artesanalmente. Entre la torre y el almacén se proyectó el edificio de exposición de automóviles. Desgraciadamente, una desafortunada intervención, en la que se transformó en viviendas nos ha privado de disfrutar de este magnifico ejemplo de arquitectura industrial.
1958. FILIAL DE LA S.E.A.T. Barcelona. España. Arquitectos: C. Ortiz-Echagüe y R. Echaide

2 Comentarios:

Blogger inigougalde dijo...

Estos edificios siguen en pie en la plaza Cerdá de Barcelona, yo paso a menudo por delante. El problema es que se los han cargado reformándolos creo que para convertirlos en vivienda, con un evidente mal gusto y haciendo alarde de falta de criterio. En concreto quien mandaba por entonces en el ambiente arquitectónico y urbanístico de la ciudad (omitiré nombres) prefirió no respetar unos edificios que por derecho debían ser protegidos, y permitió que los destrozaran, ya que se había construido en tiempos de la dictadura, y el arquitecto se apellidaba Ortíz-Echagüe (quien lea entienda). Menudo demócrata el Boñigas.

20 de junio de 2008, 12:50  
Blogger Álvaro García dijo...

Iñigo - Ya se ve que el tema te saca de quicio (y con razón diría yo). Ciertamente es lamentable este tipo de actuaciones, en Valencia, con el extraordinario cine Serrano de Gutiérrez Soto -una de las joyas modernas de la ciudad- paso más de lo mismo con el añadido de que no hubo reforma sino demolición y sustitución por una edificio "de los de ahora", cuya calidad es inversamente proporcional al dinero que ha costado. Paciencia. Un abrazo.

13 de julio de 2008, 14:17  

Publicar un comentario

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Home